Día 1: ¿Cuáles son mis objetivos?

1ro de Agosto de 2019.

Al escribir estas líneas en mi Google Keep para no olvidármelas, el calendario indicaba 1ro de agosto de 2019. Es una fecha importante porque es mi primera entrada desde mi presentación del blog. Es muy raro que haya gente leyendo esto, como lo dije, pero quizás en un futuro alguien lo haga. Es así que tengo que tener en mente cuál es mi objetivo para este primer mes: presentarme, tener en vista qué quiero y cómo lo quiero. Y es de eso justamente de lo que trata esta entrada: presentarles mis objetivos, cual si fuese una lista de supermercado con cosas para cumplir, quizás no en una semana (obviamente), ni en un par de meses, sino de aquí a un año. ¿Qué será de mi vida el 1ro de Agosto de 2019?

Vi pasar -conciente o inconcientemente- veintiocho agostos desde que nací. Siempre tuve un objetivo desde mis dieciséis a mis dieciocho: el mismo que hoy y que aún no cumplí. Existe un video que estará perdido en alguna carpeta de mi computadora que me muestra a mí y a mi hermana mayor en un 31 de agosto diciendo que a nuestros veinticuatro tendremos el cuerpo perfecto. ¿Qué era para nosotros el “cuerpo perfecto”? Lo que sin duda hoy cuestiono mucho: el estereotipo más horrible de la tele y las revistas. Yo pensaba erróneamente en ese cuerpo de Ken modelo, de altura mayor a 1.80m y cuerpo tallado a lo deportista. Ella pensaba tontamente en el cuerpo de Victoria’s Secret 90-60-90. Hoy, una década después, aprendimos que ese pensamiento era tan absurdo como pensar hoy en día en la idea de vivir una vida donde el cuerpo parezca ser más importantes que la mente.

Pasaron diez años, nos recibimos de nuestras respectivas carreras. Aprendimos que lo que realmente queremos es salud y no un cuerpo a la moda. Queremos sentirnos bien. Y es por eso que, alejado de cualquier estereotipo, decido este año a ser lo posible para alcanzar mi objetivo: una vida saludable.

Veamos como nos queda entonces mi lista de objetivos. Seguramente esta lista irá llenándose a medida que pasen los días, así que les sugiero volver a entrar en cada primero de cada mes para ver si la actualicé. Si no lo hice, dejen en la caja de comentarios un recordatorio y lo haré si así lo creo pertinente.

– Realizarme un chequeo médico completo.
– Analizar resultados y formarme una dieta (con nutricionista de por medio) para mejorar aquellos valores que no hayan salido tan bien.
– Empezar el gimnasio y seguir un estilo de vida acorde a mis objetivos para mi cuerpo.
– Mantenerme saludable.
– Continuar trabajando para darle lo mejor a mi familia.
– Recibirme de alguna otra carrera.

Como verán, algunos objetivos pueden ser cumplidos en cuestión de días. Otros llevan semanas; otros, años. Pero no hay que bajar los brazos. No soy una persona constante. Soy una persona que tiene muchos errores. No soy como esos chicos fitness que tienen la facilidad de levantarse a la mañana a hacerse galletas de avena. Yo como asados y en Mc. Donald’s. Está mal, lo sé. Pero haré lo posible para mejorar mi vida, para tener mejor salud y para, quién sabe, incentivarlos a hacer lo mismo. ¡Y no sólo a Uds., sino también a mis propios seres queridos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *